Estoy preparando una breve antología de la nueva poesía colombiana y me encuentro con estos poetas nacidos en 1949. Ya se ha dicho hasta el hartazgo que toda antología es incompleta y arbitraria, esta que les presento hoy lo es más que ninguna otra.
Para contextualizar brevemente el momento histórico en el que nacieron los poetas debo mencionar uno de los episodios más dolorosos de la historia de Colombia, el llamado Bogotazo. El 9 de abril de 1948 fue asesinado en Bogotá el lider Liberal Jorge Eliécer Gaitán. El magnicidio del candidato presidencial, con altas posibilidades de ganar con el respaldo de las clases medias y bajas, rompió en dos la historia del país. Gabriel García Marquez relata en sus memorias lo que presenció: “Poco antes de la medianoche, cuando dejó de llover, subimos a la azotea para ver el paisaje infernal de la ciudad iluminada por los rescoldos de los incendios (…) tres días después, el tufo de muerte en la calle era insoportable. Los camiones del ejército no habían alcanzado a recoger los promontorios de cuerpos en las aceras y los soldados tenían que enfrentarse a los grupos desesperados por identificar a los suyos”.
Con estos hechos empezó un nuevo periodo de horror en Colombia, la llamada época de La Violencia (1948-1960). Después de 1960 siguieron algunos años de relativa calma, hasta que a mediados de los años setenta se desató otra violencia que no hemos podido contener hasta el día de hoy.
Este sería más o menos el contexto socio-político en el que enmarcaríamos el nacimiento de Alba, Ardila, Benavides, Bustamante, Caro y Vásquez. Les toca a los lectores juzgar si encuentran similitudes y concordancias entre ellos.

Laureano Alba (1949-)

Bogotá, Julio/90

Miro las montañas, azules
de tanto verdor.
La mañana es sincera
en su belleza.
El gorrión ha abandonado
su nido para pulsar el viento.
La ciudad se desparrama por las avenidas
con olor a ajenjo y remolacha.
Todo es suave y discreto.
Quiero pedir permiso
para estar feliz
a pesar de nuestros últimos
muertos.

Horacio Benavides (1949- )

El Cerdo

El cerdo entra en el poema
como una ofensa
pero nadie sabe que
el cerdo también reza
Al final del verano
cuando las golondrinas
arrastran el paracaídas
de la lluvia
el cerdo se sale de sí:
De vueltas salta grita
aplaude al universo.

Jorge Bustamante (1949- )

De Vilnius a Trakái conMizhelaities

A Tatiana Gordieiva 
después de tantos años.

El tren se desliza silencioso
sobre pequeños charcos de nieve diluida.
A lo lejos, cabañitas y dachas
exhalan un humo gris. La mañana es opaca,
la neblina se deshace estrepitosa
al estrellarse contra los carros y los ventanales
una calma extraña nos rodea.
Un hombre sentado al frente
elegante y de bigotes claros
lee un libro de poemas.
Es un libro grande, de pasta azul
y la figura de un hombre en la portada.
Tania se acerca y me susurra al oído:
“Son los poemas de Eduardas Mizhelaities”.
Callo. Miramos de nuevo el campo helado.
Al fondo, como un punto que va creciendo,
divisamos el hermoso castillo de Trakái.
El tren comienza a detenerse.
Por primera vez en todo el viaje
el hombre del bigote claro
alza los ojos y cierra el libro:
de Vilnius a Trakái leyó su Mizhelaities.

Gabriel Jaime Caro (1949- )

Nueva York,Verano…

… Junio veinticinco de mil novecientos
ochenta y nueve a las horas en que
empieza a irse la tarde, con algo de frío
en los rincones flotantes.
Cuando yo quedo impresionado del
dominio de las ardillas gigantes.
En medio de todo esto, el verano es un renegado, con
un paraíso de quinientas orquestas, que no dejan de
tocar todo el día y toda la noche, creando los vuelos
de aves díscolas, en los momentos de velocidad,
de la zamba vuelta mitología.
A caminar por los bosques de maleza, por ejemplo, no
estorban, no molestan. Con algo de frío entre los
rincones flotantes.
Y volviendo al terco laberinto, creado por la extremada
abundancia de las cosas; son soluciones para
la poética, en un mundo descarado de inmigraciones
del |no tener. Para un |mundo mejor nada quepueda
importarle más que un mínimo rato de perfección.
Aquí el sol sirve de decoración para una contaminación
de sentimientos que combate la conciencia, sin
ton ni son. He ahí lo que se verá en este continuo
relampagueo selenita: azul celeste por todas partes.
Azul celeste contra azul celeste.

Jaime Manrique Ardila (1949- )

Los Lobos

Los lobos andan en parejas.
Azules en la noche, sus cuerpos
se extienden entre las sombras.
Son sólo dos lobos
pintados en el Museo de Ciencias Naturales
y yo siento gratitud al vidrio
que me resguarda de sus furias.
Los lobos son altos como yo,
aún más altos, y están colocados
al lado de las marmotas y de los conejos.
Los lobos se mueven en un paisaje nocturno,
y la nieve cubre los bosques
y el cielo está empapado de estrellas.
Hay algo que yo quiero preguntarles a los lobos,
y sin embargo no me atrevo.
Los lobos son todos dientes y furia.
Hay un vidrio que nos separa
y, de quererlo, ellos podrían devorarme
en un instante.
Yo también he andado en parejas
a través de una noche oscura.
Este es un rincón oscuro del Museo.
Este es el rincón de las confesiones y de los desvaríos.
Este es el rincón de los lobos.
Esta es la trampa letal al que anda sin guía.
El amor también es un lobo,
es un andar por un bosque oscuro,
es una noche peligrosa con promesas de estrellas.
Es tan sólo un vidrio que nos separa.
Es tan sólo un momento de indecisión
para romper el vidrio y tocar al lobo.

Samuel Vásquez (1949-)

Mi ciudad

Señor forastero
en mi ciudad se fabrican los mismos ladrillos
para la cárcel y el templo
En mi ciudad
de la misma troza de Madera
se hace una cama y un fusil
En mi ciudad
al agricultor lo han convertido en jardinero
En mi ciudad
oigo desde la puerta del banco
al oro que se burla de mí
En mi ciudad, señor forastero
he sentido orgullo de ser humano
y vergüenza de pertenecer a la humanidad
En mi ciudad
los árboles no trabajan
pero nunca pierden el tiempo
*

El pan
ha partido
al hombre
en dos
*

Be Sociable, Share!
Etiquetas: , ,
8 comentarios en “Seis poetas colombianos nacidos en 1949”
  1. Francisco José Peña Rodríguez (19 comments) dijo:

    ¡Qué bueno que hayas traído aquí estos poetas! Creo, como don Cogito, que deberías planear un libro con todo esto.

    Francisco

  2. Hilario (1 comments) dijo:

    Oh, que sorpresa, ver A ESTOS SEIS POETAS COLOMBIANOS NACIDOS EN 1949, llenos de vitalidad. Gajaka (Gabriel Caro) y Benavides son excelentes. Vasquez y Bustamante hacen una poesia pura, sin muchos ambages. Manrique evoluciona hacia la novela, y deja la poesia por sus escasas metaforas, mas bien una poesia gay. Laureano tampoco hace ningun esfuerzo para mejorar, pero dicen que tiene un arsenal de poesia indita.

  3. Lauren Mendinueta (239 comments) dijo:

    Se te nota muy enterado, Hilario. Manrique me parece un buen poeta, creo que no lo ha dejado por la novela del todo y que publicó un poemario hace apenas un par de años. En todo caso quizás él mismo se siente más cómodo en la prosa (ha escrito buenos libros). Además es un excelente traductor del inglés, como Bustamente lo es del Ruso. En mi concepto Jorge es el mejor traductor de los rusos al español. Un grupo interesante. Gracias por la visita.

  4. Judy Ceres Medellín (2 comments) dijo:

    Uy! pero que bueno que haya poetas que nacieron en 1949, a 100 años de la muerte de Chopin; de estos poetas nacidos en aquella fecha memorable, Gabriel Jaime Caro, Horacio Benavidez y Jaime Manrique Ardila son los mas clasicos y variados. No entiendo como en la Antologia de la poesia COLOMBIANA de Rogelio Echavarria, estos tres poetas aparecen con un solo poema, dado que son tres de los mejores poetas nacidos al final de la decada del 40 del siglo XX.

  5. Lauren Mendinueta (239 comments) dijo:

    Judy, bienvenida a Inventario. Tu comentario es muy acertado. Hasta pronto

  6. Catalina | vuelos a india (4 comments) dijo:

    Buena información , es dificil encontrar está informacion en internet, ya tienes una fan

  7. Anza Cartagena Silva (1 comments) dijo:

    ‘Y cuándo sale la antología con estos maravillosos poetas nacidos en 1949?

  8. wilson (3 comments) dijo:

    necesito 5 poetas

Escribe un comentario

*