Hemeroteca de la sección “poesía escrita por hombres”

DOS POEMAS DE VASCO GRAÇA MOURA

Tomados del libro “El soporte de la música”. Taller de Edición Rocca, Colombia, 2013. Traducción de Lauren Mendinueta.

 

blues de la muerte del amor

 

ya no muere nadie de amor, yo una vez

anduve cerca, estuve casi a punto,

fue en tiempo de humores excitados,

depresiones sincopadas, muy graves, querida,

pero al final no morí, como se ve, ah, no,

me la pasaba oyendo a dios y música de jazz,

adelgacé bastante, pero me zafé por poco, oh yes,

ah, sí, la noche adentro, querida mía.

 

la gente sopla y no atina, hay un sofoco

en el corazón, una tensión en el clarinete y

tan desgraciado me sentí, pero realmente,

pero realmente nunca tuve talento, ah, no,

yo nunca tuve vocación de kamikaze,

es todo una cuestión de swing, de swing, querida mía,

 

saber salir a tiempo, saber salir, está claro, pero hacerlo.

y yo no me arrepiento, querida mía, ah, no, ah, sí.

hay ritmos en la calle que vienen de casa en casa

al encender las luces, una aquí, otra allí

pero puede ser que el vendaval venga cualquier día

en el crepúsculo de la canción y pare en mi casa,

lo que yo nunca pedí, ah, no, pide que se calle,

querida mía, toda la gente del barrio,

y entonces murmuraré, al ver huir la escala

del clarinete: –morir o no morir, darling, ah, sí.

 

 

soneto encontrado en la botella

 

a ti te quiero en esta isla desierta:

ningún libro, ningún cuadro, ni disco

(me gustan tantas cosas que me crispo

pues al escoger así nunca se acierta).

 

quiero traerte a ti, ágil, despierta

desaliñadamente a cada risco,

y vivir de algas, peces y marisco

sin volver a hacer señales de alerta

 

a los navíos de lejos ver pasar

mientras la ropa seca en la palmera

(esta isla tiene una, de manera

que no sólo rocas y agitado mar).

 

y tú entre corales, náufraga desnuda,

flotando en mi pecho al claro de luna.

 

 

fotoVGM-150x150Vasco Graça Moura poeta, novelista, ensayista y traductor. Fue abogado, Secretario de Estado, director de Programas del Primer Canal de RTP (Radio y Televisión Portuguesas), administrador de la Imprenta Nacional — Casa da Moeda, comisionado general para las Conmemoraciones de los Descubrimientos Portugueses, comisionado de Portugal para la Exposición Universal de Sevilla y para la exposición internacional “Cristoforo Colombo, il naviglio e il mare”. Dirigió el Servicio de Bibliotecas y Apoyo a la Lectura de la Fundación Calouste Gulbenkian en Lisboa. Colabora regularmente con la televisión, la radio, periódicos y revistas. Fue miembro del Parlamento europeo de 1999 a 2009. Entre los numerosos premios literarios que ha recibido se encuentran el Premio Pessoa (1995), el Premio de Poesía del PEN Club (1997), el Gran Premio de Poesía de APE [Asociación Portuguesa de Escritores] (1997) y el Gran Premio de Romance y Novela APE/IPLB (2004). Fue galardonado en el 2007 con el premio Vergílio Ferreira y con el premio Max Jacob de poesía extranjera, y en el 2008 con el premio de Traducción del Ministerio de Cultura Italiano por sus traducciones de Dante y Petrarca.

 

Apropósito de la traducción de “El soporte de la música” Vasco Graça Moura escribió: “Agradezco a Lauren Mendinueta su labor extraordinaria al encontrar otra piel para mis poemas. Paul Valéry dijo que le plus profond c’est la peau. Yo me reconozco bajo esta nueva epidermis en la que ahora existen, en una lengua que nos es la mía y en la que Lauren combina inteligencia, emoción, precisión técnica y una rigurosa disciplina literaria”.

Otros libros traducidos por Lauren Mendinueta para la colección Outras Letras de Taller de Edición Rocca:

Nuno Júdice “Defensa de los sublime”

Ana Luísa Amaral “Entre otras noches”

José Luís Peixoto “Te me moriste – Antídoto”

 

Comentarios No hay comentarios »

Álvaro Mutis (Bogotá, 1923) é o decano dos poetas colombianos vivos e um dos grandes nomes da poesia hispânica contemporânea. Os versos do navegante é a primeira antologia da sua obra poética editada em Portugal e reúne uma selecção de textos de todos os seus livros de poesia publicados até hoje. Angústia e fatalidade, mas também exuberância e fascínio, são as pedras fundacionais da sua insólita e vital literatura.(Lauren Mendinueta)

OS VERSOS DO NAVEGANTE 
antologia poética
(edição bilingue)
Álvaro Mutis

Selecção e Prólogo: Lauren Mendinueta § Tradução: Nuno Júdice

Colecção: Documenta Poetica / Tema, classificação: Poesia
Data de Edição: Março de 2013
Formato e acabamento: 14,5 x 20,5 cm, edição brochada com badanas/ 208 páginas
ISBN: 978-972-37-1678-8
Preço: 15 €

 

AMEN

Que a morte te acolha

com todos os teus sonhos intactos.

No regresso de uma furiosa adolescência,

no começo das férias que nunca te deram,

distinguir-te-á a morte com um primeiro aviso.

Abrir-te-á os olhos para as suas grandes águas,

iniciar-te-á na sua constante brisa de outro mundo.

A morte confundir-se-á com os teus sonhos

e neles reconhecerá os signos

que outrora fora deixando,

como um caçador que no seu regresso

reconhece as suas marcas na fenda.

 Álvaro Mutis

 

CANÇÃO DO LESTE

 

Na volta da esquina

um anjo invisível espera;

uma vaga névoa, um espectro pálido

dir-te-á algumas palavras do passado.

Como água de acéquia o tempo

cava em ti o seu manso trabalho

de dias e semanas,

de anos sem nome nem recordação.

Na volta da esquina

seguir-te-á esperando em vão

esse que não foste, esse que morreu

de tanto ser tu próprio o que és.

Nem a mais leve suspeita,

nem a mais leve sombra

te indica o que poderia ter sido

esse encontro. E, no entanto,

estava ali a chave

da tua ventura breve sobre a terra.

Álvaro Mutis

 

Portada_Álvaro Mutis_Antologia

Comentarios No hay comentarios »

Portada_Álvaro Mutis_Antologia

 

Título: OS VERSOS DO NAVEGANTE (Los versos del navegante). Antología bilingue español-portugués

Selección y prólogo de Lauren Mendinueta

Traducción al portugués de Nuno Júdice

Editorial: Assírio & Alvim

208 Páginas

 

Fragmento del Prólogo de la antología bilingüe Los Versos del Navegante de Álvaro Mutis

Álvaro Mutis ha mencionado abiertamente su amor por Portugal y su literatura. De hecho, en los años sesentas, Mutis firmó varios de sus escritos con el seudónimo de Arvar de Mattos, diplomático portugués. Me consta que habla un portugués muy cuidado, y nos ha dejado varios testimonios de ser un fiel lector de Fernando Pessoa. La prueba más contundente de su filiación con Pessoa la encontramos en uno de los textos capitales de su obra. Me refiero a “La desesperanza”, conferencia que ofreció en La Casa del Lago de la Universidad Nacional Autónoma de México en 1965. Las que Mutis enumera en esta conferencia como las cuatro características de la desesperanza son también las mejores claves para la comprensión de su propia obra: lucidez, incomunicabilidad, soledad y estrecha relación con la muerte. Surge en este texto, también, la enumeración de algunas de sus obsesiones literarias: Malreaux, Conrad, Rimbaud, La Rochelle, Baudelaire, Proust, y por último Pessoa de quien cita completo el poema “Lisbon Revisited”. La presentación que hace Mutis del poeta portugués es muy significativa:

Hemos querido dejar de lado así fuera un rápido recorrido en busca de la desesperanza en la poesía. Sería éste un tema para otra ocasión. Lo que sí no podemos pasar por alto es la mención del máximo poeta de la desesperanza, Fernando Pessoa. Basta la lectura de cualquiera de sus poemas, para conocer hasta dónde alcanzó su buceo por las más quietas y oscuras aguas de la desesperanza.[1]

La presente antología es uno de los tantos homenajes que el poeta colombiano recibirá en el 2013 para celebrar sus 90 años de vida. La fotografías del libro son un generoso aporte de su amigo, el fotógrafo argentino Daniel Mordsinzki. Sin duda, nuevos reconocimientos se añadirán a la ya larga lista de premios que ha merecido Álvaro Mutis. Entre los que se destacan: Premio Príncipe de Astúrias de las Letras 1997, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 1997 y Premio Cervantes 2001. Espero que Los versos del navegante sorprendan a los lectores portugueses de la misma forma como vienen sorprendiendo desde hace más de seis décadas a los lectores de otras lenguas. Para un autor no existe mayor homenaje que la lectura de sus libros.

Lauren Mendinueta

Lisboa, enero de 2013

 

 



[1] Mutis, Álvaro, Poesía y Prosa (Bogotá: Instituto Colombiano de Cultura), pág. 298

Comentarios No hay comentarios »

SE PUBLICA ANTOLOGÍA DE ÁLVARO MUTIS EN PORTUGAL

 

De izquiera a derecha: Manuel Alverto Valente (editor), Lauren Mendinueta (antologadora), Germán Santamaría (embajador) y Nuno Júdice (traductor)

De izquiera a derecha: Manuel Alverto Valente (editor), Lauren Mendinueta (antologadora), Germán Santamaría (embajador) y Nuno Júdice (traductor)

 

Gracias al apoyo de la Embajada de Colombia en Portugal, y a su embajador, el escritor y periodista Germán Santamaría, se publicará una antología de la poesía de Álvaro Mutis en Assírio & Alvim, una de las más prestigiosas editoriales del país luso. La antología que lleva el título de OS VERSOS DO NAVEGANTE (Los versos del navegante), fue organizada y prologada por la escritora barranquillera Lauren Mendinueta. La traducción al portugués estuvo a cargo del poeta Nuno Júdice.

La antología de Mutis se presentará en Lisboa el próximo 25 de marzo en el Centro Cultural de Belém, en el marco de las celebraciones del Día Mundial de la Poesía. En la presentación del libro participarán el embajador Germán Santamaría, el escritor mexicano Antonio Sarabia, el poeta portugués Nuno Júdice y el editor Manuel Valente. Esa tarde se realizará una lectura bilingüe de Álvaro Mutis. Este libro se edita el año en que Portugal es el país invitado de honor de la Feria del Libro de Bogotá y para celebrar los 90 años de vida del gran poeta colombiano.

 

(Tomado de NTC http://ntcpoesia.blogspot.pt/2013/03/os-versos-do-navegante-los-versos-del.html)

 

Comentarios 1 comentario »

 

FLORES NEGRAS

 

Ouve: sob as ruínas das minhas paixões,

e no fundo desta alma que já não alegras,

entre a poeira de sonhos e de ilusões

jazem intumescidas as minhas flores negras.

 

Elas são a lembrança daquelas horas

em que presa nos meus braços adormecias,

enquanto eu suspirava pelas auroras

dos teus olhos, auroras que não eram minhas.

 

Elas são as minhas dores, feitas botão;

as dores intensas que nas minhas entranhas

sepultam as suas raízes, qual fetos

nas húmidas fendas das montanhas.

 

Elas são os teus desdéns e censuras

ocultos nesta alma que já não alegras;

são, por isso, tão negras como as noites

dos gélidos pólos, minhas flores negras.

 

Guarda, pois, este triste, débil ramo,

que te ofereço daquelas flores sombrias:

guarda-o, nada temas, é um despojo

do jardim das minhas fundas melancolias.

 

 

 

TUDO NOS CHEGA TARDE

 

Tudo nos chega tarde… até a morte!

Nunca se satisfaz nem alcança

a doce possessão de uma esperança

quando o desejo nos assalta mais forte.

 

Tudo pode chegar: mas também se adverte

que tudo chega tarde: a quietação

depois da tragédia: a ovação

quando já a inspiração está inerte.

 

A justiça mostra-nos a sua balança

quando os seus séculos na História verte

o Tempo mudo que no orbe avança;

 

E a glória, essa ninfa da sorte,

só sobre as sepulturas dança.

Tudo nos chega tarde… até a morte!

 

 

“UM PAÍS QUE SONHA (Cem anos de poesia colombiana)”.  Selecção e prólogo de Lauren Mendinueta. Tradução de Nuno Júdice (Lisboa, Assírio & Alvim, 2012)

JULIO FLOREZ (1867-1923)

capaNasceu em Chiquinquirá (Boyacá). Aos 7 anos de idade escreveu os seus primeiros versos conhecidos. Em 1881 iniciou estudos de literatura em Bogotá, a capital do país, mas teve de interrompê-los por causa da guerra civil de 1885. Em 1905 foi forçado ao exílio pelo ditador Rafael Reyes. Viveu em vários países latino-americanos, entre eles Venezuela e México. Em 1909 regressou à Colômbia e retirou-se para Usiacurí, um pequeno povoado da costa norte. Ali se apaixonou por uma jovem de 14 anos com quem casou e teve cincos filhos. Flores é considerado um dos maiores poetas populares da América Latina.

Comentarios 1 comentario »

CAMPO DE BATALLA

.

Nace en las ingles un calor callado,

Como un rumor de espuma silencioso.

Su dura mimbre el tulipán precioso

Dobla sin agua, vivo y agotado.

.

Crece en la sangre un desasosegado

Urgente pensamiento belicoso.

La exhausta flor perdida en su reposo

Rompe su sueño en la raíz mojado.

.

Salta la tierra y de su entraña pierde

Savia, venero y alameda verde.

Palpita, cruje, azota, empuja, estalla.

.

La vida hiende vida en plena vida.

Y aunque la muerte gana la partida,

Todo es un campo alegre de batalla.

.

Rafael Alberti

.

.

.

MATERIA NUPCIAL

.

De pie como un cerezo sin cáscaras ni flores,

especial, encendido, con venas y saliva

y dedos y testículos,

miro una niña de papel y luna,

horizontal, temblando y respirando y blanca

y sus pezones como dos cifras separadas,

y la rosal reunión de sus piernas en donde

su sexo de pestañas oscuras parpadea.

.

Pálido, desbordante,

siento hundirse palabras en mi boca,

palabras como niños ahogados,

y rumbo y rumbo y dientes crecen naves,

y aguas y latitud como quemadas.

.

La pondré como una espada o un espejo,

y abriré hasta la muerte sus piernas temerosas,

y morderé sus orejas y sus venas,

y haré que retroceda con los ojos cerrados

en un espeso río de semen verde.

.

La inundaré de amapolas y relámpagos,

la envolveré en rodillas, en labios, en agujas,

la entraré con pulgadas de epidermis llorando

y presiones de crimen y pelos empapados.

.

La haré huir escapándose por uñas y suspiros,

hacia nunca, hacia nada,

trepándose a la lenta médula y al oxígeno,

agarrándose a recuerdos y razones

como una sola mano, como un dedo partido

agitando una uña de sal desamparada.

.

Debe correr durmiendo por caminos de piel

en un país de goma cenicienta y ceniza,

luchando con cuchillos, y sábanas, y hormigas,

y con ojos que caen en ella como muertos,

y con gotas de negra materia resbalando

como pescados ciegos o balas de agua gruesa.

.

Pablo Neruda

.

.


De pie como un cerezo sin cáscaras ni flores,

especial, encendido, con venas y saliva

y dedos y testículos,

miro una niña de papel y luna,

horizontal, temblando y respirando y blanca

y sus pezones como dos cifras separadas,

y la rosal reunión de sus piernas en donde

su sexo de pestañas oscuras parpadea.

.

Pálido, desbordante,

siento hundirse palabras en mi boca,

palabras como niños ahogados,

y rumbo y rumbo y dientes crecen naves,

y aguas y latitud como quemadas.

.

La pondré como una espada o un espejo,

y abriré hasta la muerte sus piernas temerosas,

y morderé sus orejas y sus venas,

y haré que retroceda con los ojos cerrados

en un espeso río de semen verde.

.

La inundaré de amapolas y relámpagos,

la envolveré en rodillas, en labios, en agujas,

la entraré con pulgadas de epidermis llorando

y presiones de crimen y pelos empapados.

.

La haré huir escapándose por uñas y suspiros,

hacia nunca, hacia nada,

trepándose a la lenta médula y al oxígeno,

agarrándose a recuerdos y razones

como una sola mano, como un dedo partido

agitando una uña de sal desamparada.

.

Debe correr durmiendo por caminos de piel

en un país de goma cenicienta y ceniza,

luchando con cuchillos, y sábanas, y hormigas,

y con ojos que caen en ella como muertos,

y con gotas de negra materia resbalando

como pescados ciegos o balas de agua gruesa.

.

Pablo Neruda

.

.

.

DOS CUERPOS

.

Dos cuerpos frente a frente

son a veces dos olas

y la noche es océano.

.

Dos cuerpos frente a frente

son a veces dos piedras

y la noche es desierto.

.

Dos cuerpos frente a frente

son a veces raíces

en la noche enlazadas.

.

Dos cuerpos frente a frente

son a veces navajas

y la noche es relámpago.

.

Dos cuerpos frente a frente

son dos astros que caen

en un cielo vacío.

.

Octavio Paz

.

.

.

SALMO

.

Cuando ya no tenga que pensarte

ni que soñarte mejor;

cuando ya no tenga que olvidarte

ni tenga que recordarte

porque estés en el aire que respiro;

cuando ya no tenga que buscarte

ni tenga que perderte

porque estés en mi soledad;

cuando te encuentre en tu sitio

como hoy encuentro mi cuerpo,

con sólo asomarme a mí mismo;

cuando seas en mi alma el más seguro,

más olvidado presente;

cuando nada tenga que decirte,

vida mía que tengo y que me tienes,

hermosa en el hermoso mundo

florecido jardín en tu jardín;

cuando por fin nos miremos

sin decir nada

en nuestros vivos ojos de libres vivos;

escucha entonces el mas dulce

de los nombres que te he dado:

el nombre ardiente y final

que te dirá mi silencio enamorado.

.

Tomás Segovia

.

.

.

XXX

.

Llevo un amor tan hermoso

como un mar dentro del pecho,

.

Llevo un amor como un mar

En el pecho prisionero

.

Llevo el mar de un gran amor

y no encuentro en qué ponerlo

.

¡Tanto cielo, tanto cielo,

y mi amor prisionero!

.

.

XXX

.

Como esta mano en tu pelo,

hundirme, hundirme…

.

Arrancar de mi carne el mundo

y en el fondo de mi sueño,

dormido lúcido,

quedarme irreal, único, absoluto,

como esta mano en tu pelo,

hundirme, hundirme.

.

Tomás Segovia

.

.

.

.

.

.

Te amo, mujer de mi gran viaje,

Como el mar ama al agua

Que lo hace existir

Y le da derecho a llamarse mar

Y a reflejar el cielo y la luna y las estrellas.

.

Vicente Huidobro

.

.

.

Me preguntas por qué de aquellas tardes

en que inventamos el amor no queda

un solo testimonio, un triste verso.

(Fue en otro mundo: allí la primavera

lo devoraba todo con su lumbre.)

Y la única respuesta es que no quiero

profanar el amor invulnerable

con oblicuas palabras, con ceniza

de aquella plenitud, de aquella lumbre.

.

José Emilio Pacheco

.

.

.

Abres los ojos. Silencias, es la noche

complicada de estrellas y conjuras mentales.

Cierras los ojos. Sonríes. Es el canto:

el día que transcurre por los labios indecisos.

Me matas. Es la vida.

Te mueres. Es un ala.

Cualquier palabra sirve para nombrar el prodigio.

.

En los magnéticos campos, vas y vienes sin moverte,

vienes y vas alternante, dando así a luz los misterios.

Abres los brazos. Me entrego.

Cierras el fruto. Lo muerdo.

Abres la música y vuelan entre palmas mis latidos

o te cierras, y son sierpes

en la aurora inacabable de la metamorfosis.

.

Abres. Cierras. Apretado

el fruto es comestible, y erótico, y violento,

y horrendamente arcaico. Y sagrado, por arcaico.

Cierras. Abres. Te declaro por alegrías, variando,

con voz pública y escándalo.

Sé que nadie nos perdona. Que desafío si canto.

Que la dicha es un pecado.

.

Vivir hacia delante mientras la vida crece,

no pensar que te acechan, hipnóticos, los iris

de los céntricos ojos de la muerte,

creer que por feliz, limpio, alígero, indemne,

transcurres inocente,

es ignorar que nunca se perdona al dichoso,

que amar es siempre dolo.

.

¡Cómo brillan en la mina los tesoros,

las aéreas tormentas

contenidas en un grano de ira y oro!

¡Cómo acaban

en cabezas de muerto los espigados gozos

y las fúlgidas sumas del maquinal insomnio!

¡Cómo somos uno y otro, sin razón corazonados!

.

No se debe (tiemblas, abres),

no se puede (cierras, dueles),

no se quiere luchar, sólo se quiere

conservar ese cuerpo felizmente evidente,

esos ojos, esos labios, esos brazos

secretamente envolventes,

sintiendo mansamente que ahí acaba la muerte.

.

Puestos los guantes de llamas

se tocan limpiamente los turbios sentimientos.

Puesta en sí la mirada,

se ve sólo el amor, la vida clara.

Otros ojos reales, un orden de distancias.

Y no se pide más.

Se piden simplemente las materiales magias.

.

Nada más (¿será mucho?),

nada menos que vivir lo total en el momento

como todos podemos vivir, como besamos,

como amamos y erramos luminosos,

como yo, por ti, contigo, puedo y hago,

pese al mundo que nos burla y nos desgarra,

pese a todos los que llaman cinismo a mi inocencia.

.

Abres los ojos. Te miro sin acabar de encontrarte.

Cierras los ojos. Te envuelvo, muriéndome por dentro.

Pones la noche. Te pienso.

Pones el día. Te espero.

Y en esta vida me cumplo, madurando con lo triste.

Y aunque todo parece mentira, yo te creo.

Sé que el amor existe.

.

Gabriel Celaya

.

.

.

Abrazado a tu tierra,

cuerpo en flor,

a tus praderas para galoparlas

junio entraría en nosotros como la luz entre estos pinos.

Entraría radiante, viniendo yo no sé

de dónde, pero cierto como un brazo de aurora.

Y ya no habría hora triste ni momento malo.

.

En nuestros brazos tiene el tiempo

su dimensión más ancha, y para dar consuelo

y no sentirnos solos, bastaría

con la certeza de tu cuerpo aquí,

como una flor que empuja o, más bien, como

aquel temblor de los cañaverales.

.

Y desde qué tristeza hemos venido,

desde qué infancia que nos han quitado.

.

Si bajo nuestra tierra está la tierra extensa,

la que pisaron otros hombres

con paso fiel o con melancolía,

yo quisiera decirte, preguntarte,

como a mí mismo me pregunto,

si en esta tierra no ha quedado algo nuestro,

un pasado de niños tristes bajo la lluvia,

algo, en fin, donde tú y yo vivimos,

donde hemos existido tú y yo ajenos, distantes,

echados al olvido duramente,

antes que en nuestro pecho a un tiempo entraran

este junio radiante, esta otra vida.

.

Carlos Sahagún

.

.

.

Sella tú con tus labios estos míos.

Pon tu mano en mi mano.

O deja que acaricie tu cabello,

tus mejillas, tu frente,

mientras hundo mis ojos en tus ojos,

en la insondable luz de tu mirada.

Deja que, así, te exprese,

cuando huyen las palabras

-ay, expresión del tacto,

única voz precisa-,

deja que, así, te exprese mi ternura.

.

Vicente Gaos

.

.

.

¡Qué profundo es mi sueño!

¡Qué profundo y qué claro,

qué transparente es, ahora, el universo!

Si pensando en ti siempre,

si soñando contigo me desvelo,

y te miro por dentro, con mis ojos,

si te miro por dentro…

veo la oscura entraña de la vida,

tu sorda luz de fuego,

y ya no sé si a ti te estoy mirando,

o si contemplo el cielo:

el último trasfondo del poniente,

sin nubes y sin velos,

más arriba de todas las estrellas,

donde está Dios, despierto.

O el inicial trasfondo de la noche

donde estás tú, durmiendo.

.

Y yo sobre la tierra, oscurecido

por tanta luz, yo, ciego,

soñando en Dios, soñando en ti, soñando

lo mucho que te quiero.

.

Vicente Gaos

.

.

.

Ya estoy de vuelta, amor, viniendo estoy,

llegando más a ti a cada rodada,

no vuelvo a lo dejado la mirada,

siempre adelante remirando voy.

.

Hombre que sueña y que se acerca soy,

hombre que viene por la madrugada,

que anhela y goza y tiembla la llegada

muerto de ayer y redivivo de hoy.

.

No sé si de mis huertos, de mis rosas,

si vengo de mi campo con espinas,

si del mundo, no sé, si de mis cosas…

.

Sé que soy hombre que se acerca al beso,

hombre que sueña pueblo con esquinas,

hombre que sueña que se acerca… Eso.

.

Antonio Murciano

.

.

.

Comentarios 6 comentarios »

Hace un par de años en Oaxaca (México) conocí, gracias al poeta Ernesto Lumbreras, a un magnífico poeta chileno: Ludwig Zeller (Rio Loa, Chile, 1927). El encuentro fue breve. Nos reunimos frente al zócalo de la ciudad  para compartir un delicioso desayuno oaxaqueño, pero la imagen que me dejó fue la de un hombre fuerte, lúcido, inquieto y creativo. De nuestra reunión quedaron, como ocurre en estos casos, un par de libros de recuerdo. De ellos he extraído, para los lectores de Inventario, tres poemas absolutmente maravillosos. Disfrútenlos.

.

Por el camino veo que mi padre se acerca

Con los brazos abiertos. Él está muerto, pienso, ¿cómo

Puede encontrarse aquí? Ríe de mis dudas chupando el humo

De la pipa de ámbar. Salen figuras y el tabaco

Que arde suspende en lo alto luces como signos

Que al reflejarse pulen los espejos de aquel ojo interior.

Yo me río también. Éstos son los paisajes que he soñado,

Esa ciudad invisible en la que vago escuchando las voces,

Recorriendo las calles desoladas de ese cotidiano laberinto

Que rodea la arena.

Mi padre tiene que partir.

Me abraza. Saca un pájaro que habla desde el pecho.

Golpea con el báculo y los caminos se abren:

Ahora escucho que sobre mi hombro izquierdo un ave misteriosa,

Transparente, ha empezado a cantar.

.

.

ASERRAR A LA AMADA CUANDO ES NECESARIO

Bajo los filos del cuchillo siente

Cómo giran las lunas crujiendo en el espejo,

Cree soñar y escucha cómo crece en su cuerpo, puntada

Tras puntada, esa espiral sin fin de la tortura.

Ellos la miran con amor y esperan, de pie bajo la lluvia

Que ensordece, que la mano crispada allá en el fondo,

Levante con el garfio esas puntas del sueño

Y de la podredumbre del gusano

Pueda volar la mariposa exacta.

Pero ya nada importa y bajo el rayo ardiente

Dando vueltas y vueltas, remolinos al fin del mismo centro,

Escucho voces que alguien llama a gritos, despierto

Y torno a ver la misma imagen –torturador

Y llagas a un tiempo- porque no sé si es agua

Lo que cae de lo alto, si lograré una vez alcanzar

Ese globo que va arrastrando el viento, si podremos pasar

O si la noche ha de cerrar sus láminas de golpe.

Entonces me incorporo y ya sin ojos puedo ver el cuchillo

Que alguien dejó apretado aquí e mi mano,

Semillas de otro sol esas ruedas volteando en la memoria

Aserrándome en hostias a mi amada.

.

.

TRAGAFUEGOS

Apretamos el freno en la luz roja. La noche

Es un trapo mojado que se estira adelante

De este ser de metal que ruge y canta

Como aquellas sirenas que hace tanto olvidamos.

Un hombre salta y con sus gestos clama.

¡Detén el mundo, espera, no hagas ruido!

En su mano la llama y en la boca ese nudo

Cerrado en el alcohol como en un filo. –sosteniendo

El peligro-, que ahora lanza afuera, llamarada

En mil lenguas que él aprieta en los labios

Quemados y sonríe…

¿La vida ya no es más que una moneda?

Algo duele en el fondo de esa estrella fugaz, alguien

Te dice, ¡espera!

Pero sueltas los frenos y ¡adelante!

La noche es implacable. La luz, verde.

LUDWIG  ZELLER

Comentarios 4 comentarios »

CÓMO RESBALA EL SOL

Cómo resbala el sol

sobre las hojas.

Sensación de que todo,

ahora, en torno a mí,

ha dejado de ser,

y no hay nada, no hay nada

que se pueda cantar,

si no es el canto mismo.

.

POCAS COSAS DESPIERTAN

Pocas cosas despiertan

mi alegría

como el brincar gozoso

de algún perro

que me ha salido al paso.

Pocas cosas remueven

algo profundo en mí

como el mirar de un perro

fatigado

de haber vivido tanto.

Todo el amor del mundo

que tu ansías

y la desolación que sientes

asoman a los ojos

de un perro que te mira,

interrogándote.

.

José Corredor-Matheos

Poeta, ensayista y traductor español, nacido en Alcázar de San Juan en 1929.
Se radicó en Barcelona desde 1936 donde se licenció en Derecho, iniciando su trayectoria poética en 1953 con su libro 
«Ocasiones para amarte», al que le han seguido otros títulos reunidos en «Poesía 1951-1975» y «Poesía 1970-1994». 
Es además autor de varias monografías sobre arte contemporáneo, arquitectura, diseño y artes populares.
Es académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes San Fernando.
Aunque pertenece a la generación de poetas de los 50, su inclinación literaria se aproxima a la cultura oriental, la poesía 
china y la filosofía budista.
Entre los galardones obtenidos se destacan: el Premio Boscán de Poesía en 1961, el Premi d’Arts Plàstiques de la Generalitat 
de Catalunya en 1993, el Premio Nacional de Traducción por su antología bilingüe «Poesía catalana contemporánea» 1983, 
y el Premio Nacional de Poesía 2005 por «El don de la ignorancia».

(Tomado de amediavoz.com)

Comentarios 3 comentarios »

Por Lauren Mendinueta

Fernando Charry Lara nació en Bogotá en 1920. Comenzó su carrera de escritor en 1949 con la publicación del libro de poemas, Nocturnos y otros sueños, acompañado de un prólogo de Vicente Aleixandre. La aparición de este primer volumen de poesías le aseguró un puesto de máxima importancia en las letras colombianas. Su obra se caracteriza por la brevedad, sólo tres libros de poemas y cuatro de ensayos en cincuenta y cinco años de carrera literaria, y por las reminiscencias con las que va poblando un universo de fantasmas y sombras que rondan al lector y lo enfrentan con lo trascendente.

OLVIDO

Los días que uno tras otro son la vida…

…………..Aurelio Arturo

.

La trémula sombra ya te cubre.

Sólo existe el olvido,

desnudo,

frío corazón deshabitado.

Y ya nada son en ti las horas

las taciturnas horas que son tu vida.

Ni siquiera como ceniza

oculta que trajeran

los transparentes

silencios de un recuerdo.

Nada. Ni el crepúsculo te envuelve,

ni la tarde te llena de viajes,

ni la noche conmueve tu obstinada

nostalgia del amor, cuando

una tácita doncella surge de la sombra.

Oh corazón, cielo deshabitado de los sueños.

(1949)

La poesía, como la verdad, como la verdad misma que ella es, habla de lo presente en lo pasado, propone para un hombre lo que quiere decir de aquel otro, apunta a lo propio cuando quiere dar en lo ajeno, con ingeniosos rodeos viene siempre a parar en el punto de su intención. Todo esto se hizo para mí aún más claro cuando supe de la reciente muerte de Fernando Charry Lara en Washington (julio de 2004). Mi memoria me trasportó enseguida a su libro Pensamientos del amante (1980), en el que aparece publicado el poema «Rivera vuelve a Bogotá». En éste, uno de los más bellos poemas de la literatura colombiana, cuenta su experiencia cuando siendo un niño de siete años acompañó, tomado de la mano de su padre, el regreso del cadáver de José Eustasio Rivera a Bogotá: «la tarde en que logran regresarlo» desde Nueva York «a la ciudad que amó».

Más de una coincidencia hay en la historia de los dos escritores: ambos fueron abogados; ejercieron como maestros y ocuparon importantes cargos públicos: José Eustasio Rivera como diplomático y Fernando Charry Lara como director de la Radiodifusora Nacional y de Extensión Cultural de la Universidad Nacional de Colombia; sus obras son breves pero excepcionales y la muerte los encontró en un mismo país y los devolvió como cadáveres «sin la duda de para qué ni para quién se escribe». Cuando hayan pasado muchos años, tal vez, o quizás muy pronto, no hay tiempo en la mente que nos mida por igual, algún poeta traerá «efímeras», y para siempre, «al recuerdo estas cosas».

Fundación, Colombia,  julio 30 de 2004

Comentarios 4 comentarios »

Desde el día 30 julio hasta el 7 de agosto se realizará en Lisboa la I Feria do Libro de Artista. Este año he sido invitada a participar con mi libro Vistas Sobre el Tajo/Vistas sobre o Tejo, edición bilingüe español-porugués, con ilustraciones de Isabel Bomba. La edición de este bello libro ilustrado, estuvo a cargo de João Pimentel y aparece bajo el sello editorial de Fabula Urbis.  La feria va a realizarse en el segundo piso de la librería del mismo nombre. Para aquellos que no la conocen Fabula Urbis es una librería especializada en libros sobre Lisboa, y desde luego, uno de mis lugares favoritos en la ciudad, localizada pocos pasos de la Catedral lisboeta. Esta será una oportunidad maravillosa para reunirnos al rededor de los libros y con sus creadores. No se lo pierdan. Esta es la presentación en portugués:

O livro de artista  é um objecto de arte concebido e realizado pelo próprio. Trata-se de um  livro-objecto criado de forma artesanal, que pode ser um exemplar único ou reproduzido em poucos exemplares, habitualmente difundido fora do circuito habitual de distribuição do livro.

A primeira edição da Feira apresentará um conjunto de livros de artistas de diferentes países (ver lista de participantes) onde se incluem livros editados pela “Fabula Urbis” num número reduzido de exemplares.

Dada a originalidade destes livros, a Feira destina-se essencialmente ao público apreciador do objecto-livro e da criação gráfica, aos coleccionadores, aos amantes de edições reduzidas e aos artistas.

Ao longo da semana, paralelamente à exposição-venda dos livros, realizam-se encontros com os autores e artistas e debates com o objectivo de dar a conhecer o processo criativo deste tipo de livros. Haverá, também, oportunidade para visitar um atelier de encadernação nas imediações da “Fabula Urbis” onde o encadernador nos dará a conhecer a sua arte. (ver Programa)

I FEIRA DO LIVRO DE ARTISTA

30 Jul. a 07 Ago. 2011

PROGRAMA

30 Julho, sábado 19h00 – Abertura

31 Julho, domingo 19h00 – Cenizas – Recital de poesia por Moyo Coyatzin

1 Agosto, segunda-feira 17h00 – Visita ao atelier do encadernador António Goucha

2 Agosto, terça-feira 19h00 – Encontro com Kate Van Houton

3 Agosto, quarta-feira 19h00 – Encontro com Sara Simões

4 Agosto, quinta-feira 19h00 – Encontro com Rolando  Castellón

5 Agosto, sexta-feira 19h00 – Encontro com António Sarabia, Isabel Bomba, Lauren Mendinueta e Rolando  Castellón.

6 Agosto, sábado 19h00 – Recital por João Leopoldo (piano)

7 Agosto, domingo 19h00 – Encerramento

FABULA URBIS

Rua de Augusto Rosa, 27

1100-058 Lisboa

tel: 351 21 888 50 32

fabula-urbis@fabula-urbis.pt

.

.

.

PARTICIPANTES

Américo Rodrigues (Portugal)
Anne Siberell (EUA)
António Ferra (Portugal)
Antonio Sarabia (México)
Armandina Maia (Portugal)
Barbara Krist (EUA)
Birgitta Alemo (Suécia)
Brandon Monge (Costa Rica)
Carlos Guerreiro (Portugal)
Cenizas (Costa Rica)
Charles Shere (EUA)
Clayton Eshleman (França)
Daniel Vieira (Portugal)
Emilia Villegas (Costa Rica)
Eugenia Sanchez Rudin (Costa Rica)
Ferdinad Penker (Áustria)
Gilles Morissette (França)
Isabel Bomba (Portugal)
Javier Calvo (Costa Rica)
Jennifer Storey (Itália)
Jorge dos Reis (Portugal)
Jun Arao (França)
Kate Van Houten (França)
Lauren Mendinueta (Colômbia)
Marina Palácio (Portugal)
Matsutani (Japão)
Norberto Ávila (Portugal)
Paloaltoclub (EUA)
Patricia Erickson (Costa Rica)
Per Simonsson (Suécia)

Comentarios 2 comentarios »