Hemeroteca de la sección “autores franceses”

Por Jean-Marie Gustave Le Clézio

Escribir tiene seguramente que servir para algo. Pero, ¿para qué? Esos pequeños signos retorcidos que avanzan por su cuenta, casi por su cuenta, que cubren el blanco papel, que graban sobre la superficie plana, que dibujan la avanzada del pensamiento.rdlaescritura2.jpg picture by Laurenblog

Gruñen. Ajustan. Caricaturizan. Me gustan mucho esos ejércitos de curvas y de punteados. Algo mío vive en ellos.Aun cuando no tienen perfección,

(Le Clézio y su esposa en 1965, foto de Henri Cartier-Bresson)

aun cuando no comunican verdaderamente, los siento atraer hacia mí la fuerza de la realidad. (más…)

Etiquetas: , , , ,

Comentarios 8 comentarios »

La condición de extranjero hoy nos define como humanos, pese a que vivimos en sociedades en las que el hogar, las fronteras y las leyes sociales son importantes. Lo que se llama mundialización es el invento de un ser humano nuevo que supera las fronteras y se comunica de diversas maneras nuevas. Un extranjero es alguien que puede imaginar los otros mundos y puede trasladarse a otras civilizaciones. En el mundo actual no existe choque de culturas. Hay un poder central del mundo industrial y tecnológico, pero las culturas se resisten a ese poder y se afirman en su medio. Ese enfrentamiento responde al esfuerzo por sobrevivir.

Francia no tuvo la suerte de países como los de América Central o del Sur, que aceptaron una inmigración sin prejuicios. Alemania, España, Italia y Francia se congelaron en un autorrespeto de su historia, y eso es ilusorio. Ahora construyen murallas mentales para impedir la mezcla, pero ésta es una corriente natural. Son sociedades que se vuelven más racistas, más xenófobas.

 Jean-Marie Gustave Le Clézio, Premio Nobel 2008

Leyendo las palabras de Clézio he recordado un poema maravilloso de Ana Ajmátova que bien pueden acompañarlas. 

LA TIERRA NATAL

No la llevamos en oscuros amuletos,
Ni escribimos arrebatados suspiros sobre ella,
No perturba nuestro amargo sueño,
Ni nos parece el paraíso prometido.
En nuestra alma no la convertimos
En objeto que se compra o se vende.
Por ella, enfermos, indigentes, errantes
Ni siquiera la recordamos.

Sí, para nosotros es tierra en los zapatos.
Sí, para nosotros es piedra entre los dientes.
Y molemos, arrancamos, aplastamos
Esa tierra que con nada se mezcla.
Pero en ella yacemos y somos ella,
Y por eso, dichosos, la llamamos nuestra.

Ana Ajmátova
(Versión de María Fernanda Palacio)

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios 14 comentarios »