Opiniones

 

Pocas veces se encuentra uno con una poesía cuya primera intención es no cautivar, no deslumbrar, discurrir en matices y alusiones y no en verdades contundentes. Quien se detiene en este libro de Lauren Mendinueta, “La vocación suspendida”, y quien vuelve a sus versos, reconoce una voz que se destaca por su sosiego, que juega a ser un hilo de agua, una reflexión íntima, que no mira sino apenas se asoma, que no quiere ver las cosas de frente sino al sesgo, y que no las ve perderse en la distancia sino en el alma.

 William Ospina

Fragmento del próloga a La Vocación Suspendida (2009)

Editorial Travesias (Colombia)

 

La poesía de Lauren Mendinueta tiene esa encantadora reticencia de algunas mujeres cuando temen decir mucho, sentir mucho, y prefieren entonces expresar por alusiones toda la carga emocional de la vida. La poesía no debe ser explícita casi nunca y en ese sentido los poemas de Mendinueta son una promesa de lo inexpresado: el lector intuye y completa, el lector es cómplice de su Vocación suspendida. Por eso vale tanto la pena leerla.

Héctor Abad Faciolince

La renovación literaria de América Latina no concierne tan sólo al territorio de la narrativa, también en la poesía emergen nuevas voces llenas de fuerza como la de Lauren Mendinueta, cuya poesía, que sabe modular el ritmo con elegancia pero sin preciosismos vanos, combina de manera deslumbrante sensibilidad y reflexión, con una lucidez implacable (“sin olvido nadie es contemporáneo de su memoria”), irónica sin amargura (“y allí mismo, tecleando, / trato de comprender / por qué me siento libre en la jaula del pájaro”), y consciente de la esencia dramática de la experiencia humana (“La muerte me despoja del cuerpo. En vida, L. y su cuerpo son sinónimos; / en muerte, una cosa soy yo y otramicuerpo”). HayenlaobradeMendinuetaunamadurezquedesbordasu juventud y la entronca con justicia en ese gran linaje de poetas colombianos, conceptuales y apasionados a la vez, en el que sobresalen las voces de León de Greiff, Álvaro Mutis o William Ospina.

José Manuel Fajardo

La poesía de Lauren Mendinueta es un territorio bañado por una extraña e inquietante luz. Sus palabras son limpias y precisas, sus versos parecen rodear, asediar la idea poética hasta que le asestan su banderilla o su aguijón, y la atrapan. De ahí ese vértigo que produce verso a verso, pues uno siente que un fino mecanismo poético se ha puesto en marcha y que nada podrá evitar la cacería. Cuando la flecha sale llegará a su fin, y la presa, una imagen muy fuerte, aparece al final: “La memoria es la venganza del tiempo”, ó “vuelves a donde nunca estoy”, ó “el olvido es la vocación perfecta”. Definir la poesía como la “vocación suspendida” nos da una muestra de la profundidad de sus ideas, de la contundencia de su estética. Detrás de cada uno de los versos de Lauren Mendinueta hay muchas lecturas, observaciones finas, silencios. No me cabe duda de que en ellos se esconde alguno de los secretos nombres de la vida.

Santiago Gamboa

Del tiempo, un paso, de Lauren Mendinueta, una barranquillera en Lisboa. Diré, dice alguien, que la poesía de esa mujer nos ahorra los atracos sentimentales y los suspiros de otras mujeres que escriben para exhibir penas. Diré, te encantarán la luz y el aliento sin llanto, la nostalgia tranquila de unos paisajes bajo unos cielos remotos.

Eduardo Escobar

(Los libros amigos)

El tiempo, febrero 6 de 2012

 

Lauren Mendinueta logra hacer hablar, con autoridad, a la Beatriz de Dante, a sor Juana o a Robert Browning, y sostiene sus poemas, desde el arranque, con brío inusitado: “Haber nacido me da derecho a sustraerme del mundo”.

No hay nada circunstancial en la poesía de esta joven poetisa y ensayista, aunque sea la circunstancia – personal o transpersonal – la que mueva su mano. Cuando la escuché leer sus poemas, en junio de 2003, durante el Festival de Poesía de San Salvador, supe de inmediato que estaba ante una voz para la perdurabilidad, que acude a las fuentes clásicas convocada por la urgencia de esclarecer la propia existencia, y con un admirable espíritu de real desentrañamiento que nunca se desmiente: siempre sale airosa al dibujar en el tiempo figuras de sentido como si de un vasto espacio originario se tratase. Ese es el signo de la gran poesía. Ella aborda con profunda belleza y madurez inusitada, los temas cardinales de la vida – tiempo, amor, memoria y muerte – cifrando en sus versos iluminaciones memorables.

Juana Rosa Pita 

Fragamento del artículo La Dádiva de Lauren Mendinueta, El Nuevo Herald,

Miami, Estados Unidos de Norte América, enero 30 de 2005

 

Después de pensárselo mucho, casatomada estrena al fin su Biblioteca Dilettante. Y lo hace con un pequeño y magnífico poemario, Autobiografía ampliada, de Lauren Mendinueta. Tiene razón Juana Rosa Pita en su convincente prólogo: Mendinueta es una mujer joven (veintiocho años), pero su voz es antigua. Hay que explicárselo sin cesar a quien quiera escucharnos: la literatura no se opone a la vida, sino que la multiplica. En este caso, la autora ya ha tenido dos hijos y publicado seis libros, además de consolidar una técnica envidiable. No le tengan miedo a tal palabra: para escribir poesía, como para tener hijos, también cierta técnica es precisa. Esta Autobiografía ampliada es arquitectónicamente impecable: sus tres secciones son “Vida”, “Máscara” y “Celebración”. En la primera, se convoca la visión precisa de una existencia íntima. En la segunda, Mendinueta ejerce de médium con Juana Inés de la Cruz, Shelley o Rilke. Y en la tercera, rinde homenaje a Pizarnik, Paz o Billie Holiday, entre otros. Esta acumulación de una cultura poderosa y coherente es su mayor credencial, más incluso que la imparable trayectoria que Mendinueta protagonizó en Colombia antes de trasladarse a Palma. “Una mujer / trata de anular las imágenes que emite”; sin embargo, quien ha escrito estos versos traza las imágenes con una precisión absorbente. También la revelación cotidiana está presente en la obra de Mendinueta, que siente una empatía genuina hacia voces femeninas y trágicas:Dickinson, Anna Frank, Beatriz y Eloísa… Excelente lectora, Mendinueta ha entregado en Autobiografía ampliada una lección de imaginación y compasión, como la prologuista afirma con Octavio Paz al fondo.

Nadal Suau

Columnista de Bellver

Cuaderno cultural del diario de Mallorca, España.

Junio 16 de 2006

 

Quizá sea Lauren Mendinueta la personificación de lo que llamaremos “una escritora esencial”, una mujer que vive de y para la literatura. En cuanto a su estilo poético, Lauren Mendinueta no cae en las trampas retóricas del feminismo, ni tampoco en la cursilería relamida de esquela que se asocia al escuchar el término poetisa, y mucho menos cede a ese lenguaje absurdo y vulgar de uso común en algunas nuevas escritoras que presumen de vanguardias algo ya tardías, por cierto. Nacida en Barranquilla el 14 de abril de 1977, Lauren es la poeta joven más premiada de esta ciudad (…). Al igual que en Emily Dickinson, Sylvia Plath o Meira Delmar, la poesía de Lauren Mendinueta revela ciertos misterios. Los caminos a la literatura deberían ser igual de angostos a los caminos de la salvación del alma del que hablan las escrituras. No todos deberíamos gozar de ese privilegio, ese paraíso, porque tal vez escribir mal sea otra forma de pecado. Lauren Mendinueta parece a salvo de la mediocridad literaria.

John Better

Poeta y columnista de El Dominical

Suplemento literario del periódico El Heraldo,

Barranquilla, Colombia, abril 29 de 2007

 

 

El título (Poesía en sí misma) es una selección de poemas de Lauren Mendinueta hecha por el reconocido escritor mexicano  CONTACT _Con-3CB1BB641 \c \s \l Antonio Sarabia, que deja al lector sorprendido ante la madurez de los textos, y más si se tiene en cuenta la edad de la escritora (…). Los temas son los de la poesía de todos lo tiempos, los estados de ánimo reflejan profunda capacidad de reflexión, renuncia de lo superfluo a favor de la contundencia conceptual. Es poesía clara en lo formal pero nunca anodina en sus contenidos.

Roberto Morandi

Red y acción (revista internacional de criterio actual)

Julio 18 de 2007

 

 

 

 

Gustavo Adolfo Bécquer pensaba en sus Rimas que, aunque no hubiera poetas, siempre habría poesía. En aquella época en que el poeta sevillano le dio al arte poético un sacudón renovador, las mujeres poetas, al menos las que se atrevían a publicar sus veros, no eran muchas. Si Bécquer hubiera vivido hoy, y en Colombia, habría dicho que, aunque no hubiera poetas varones, en la voz de las mujeres la poesía estaba a salvo. (…) no tanto por la cantidad apreciable, como por la calidad excelsa de las poetas colombianas. Lauren Mendinueta, paisana de Meira Delmar, es un valioso ejemplo al respecto. El escritor mexicano Antonio Sarabia la ha catalogado entre las mejores poetas jóvenes del actual panorama literario latinoamericano

 

Enrique Santos Molano

Columna de opinión del periódico El Tiempo

Bogotá, Colombia, 14 de febrero de 2008

 

Conozco y valoro la producción poética de Lauren Mendinueta. Hemos compartido espacio en alguna publicación periódica de poesía. Aun cuando tiene un mundo poético muy original, lo que más aprecio en ella es su vocación literaria, manifiesta en su avidez como lectora y en la asimilación de las lecturas acumuladas hasta producir un lenguaje que la distingue de entre sus contemporáneos.

Yolanda Pantin 

Caracas, Venezuela, 22 de julio de 2003

 

La obra poética de Lauren Mendinueta, más allá de que ya ha sido reconocida dentro y fuera de su país, se agrega con ancha creatividad a las nuevas propuestas de las más recientes generaciones o promociones de poetas colombianos.   Se apoya en los aportes de la mejor tradición en Hispanoamérica, tanto como en los hallazgos de las vanguardias y en renovadas temáticas que, de modo muy particular, son tratadas con riesgo y frescura.  Además, la participación de la autora en festivales y encuentros de poesía en Colombia y otros países de América Latina y Europa, le ha permitido ampliar sus experiencias estéticas y culturales.

 

Saúl Ibargoyen   

México D.F., julio de 2003

 

Como estudiosa y profesora de letras hispanoamericanas he encontrado en la poesía de Lauren Mendinueta, aspectos de la modernidad que quería subrayar a mis estudiantes y al mismo tiempo elementos armónicos tradicionales y eternos. Mis estudiantes han disfrutado mucho de su poesía, convenciéndome de la necesidad de hacer conocer sus poemas al público italiano. Versos como:

  En cuanto a la luz

  Una forma asombrosa y oculta

  Nos hace seguirla por un sendero

  Concebible sólo para ojos apagados.

crean una demarcación de unión entre la joven poesía colombiana y la tradición literaria italiana con poetas excepcionales como Giacomo Leopardi. Pero el “mal de vivir” de Lauren Mendinueta está infundido de luz y noche, muerte  e infinidad. Leer su poesía es entregarse a la belleza, aceptar sin compromisos los oxymoron de la vida. Leer su poesía es, cosa tan rara en los poetas de hoy, encontrarse cara a cara con la verdad.

Silvia Favaretto

Poeta, Cultora de la materia Departamento de estudios ibéricos y angloamericanos

Universidad Cà Foscari de Venecia, marzo 7 de 2003.

 

El trabajo de Lauren Mendinueta es rico en pensamientos y cuestiones fundamentales. A pesar de un gran sentido del ritmo y de la dinámica de la palabra, nunca se siente el sonido hueco de l´art pour l´art.

 

Wolfgang Ratz

Viena, Austria, marzo 22 de 2003

 

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>