Poemas de Guillermo-Augusto Ruiz

Elogio de la Hidra

Una gota de tinta con la cual empezar el mundo. Una gota

De tinta. Una ínfima porción del pantano de Lerna.

Una gota que suspender, despeñar en el vacío.

Una gota de siete cabezas y siete cabezas y siete cabezas.

Una gota preñada de gotas preñadas de gotas preñadas.

Un racimo de relámpagos.

…………………………………..Un abanico de sangres.

…………………………………………Una esfera sin nombre.

..

..

Paréntesis

El silencio y el tiempo agrietan

La acera donde laten tus pasos.

El silencio y el tiempo borran

Tus rostros y alisan la arena.

El silencio y el tiempo erigen

Templos con agua sagrada.

Porque todos somos

–Sangre y sueños sin fin–

Del silencio y el tiempo.

Porque todos somos

–Vida y muerte enlazadas–

El silencio y el tiempo.

.

.

Extase, sommeil dans un nid de flammes

Rimbaud

La lengua habla

Otra lengua en tinieblas.

Precioso es el silencio

Bajo las sábanas.

Precioso es tu cuerpo

Templo

De las profanaciones,

Discreto imperio

De piedras calcinadas.

Precioso es el instante

En que prenden los soplos

Y el pan se nos quema

En la ira nuestra

De cada oscuridad.

Y después de borrar

La ceniza el fuego

Precioso es tu sueño

Crepitar

Entre las últimas sombras.

(Poemas de Prosas Sacras)

.

.

Algo sobre Guillermo-Augusto Ruiz:

Seudopoeta y paraescritor boliviano (así se define así mismo este joven autor radicado en Francia). Ha publicado dos libros Prosas Sacras (Ed. Plural, 2009, finalista del Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal 2007) y  El fuego y la fábula (Ed. Gente Común, 2010, ganador del premio Nacional de Literatura Santa Cruz de la Sierra 2009). Poemas suyos han sido publicados en la revista francesa Caravelle (Presses universitaires du Mirail, Toulouse) y en la antología poética Cambio climático (Ed. Patiño, 2009). Algunos de sus relatos figuran en Gritos demenciales, selección boliviana de cuentos de terror (Ed. Gente Común, 2010). Sin duda un escritor para seguirle la pista.