SAUDADES MÍAS PARA ANTONIO TABUCCHI

SAUDADES MÍAS PARA ANTONIO TABUCCHI

Tabucchi y Mendinueta

La última vez que vi a Antonio Tabucchi él reía. Su carcajada retumbaba en el aire con aquella picardía suya que me recordaba las travesuras de los niños pequeños. Eso ocurrió en el mes de noviembre del año pasado. Ya estaba enfermo, pero en ese momento ni él mismo había llegado a presentir la gravedad de su padecimiento. Por el contrario, esa tarde conversó sobre un posible alivio a sus problemas de salud y mencionó la inminencia de un viaje a Paris tan pronto se sintiera restablecido. Todo fue en vano. Su salud nunca mejoró y el viaje a Paris se fue postergando hasta nunca realizarse. El 24 de diciembre me crucé con María José, su mujer, en el kiosco de periódicos de una plaza cercana a nuestras casas en el centro de Lisboa. Conversamos un poco sobre la salud de Antonio y nos despedimos intercambiando votos navideños. Ya nos volveríamos a reunir como en tantas otras ocasiones, nos dijimos.

Tres meses antes el mismo Tabucchi nos había invitado a cuatro escritores, Antonio Sarabia, José Manuel Fajardo, Karla Suárez y a mí, para que los visitáramos, a él y a María José, en la casa a orillas del mar donde ellos acostumbraban pasar parte del verano. De la conversación que sostuvimos durante horas solo retengo algunas anécdotas, pero el sentimiento de felicidad lo conservo entero. Al caer la tarde los seis nos fuimos a una playa cercana para ver la puesta del sol. Recuerdo que Tabucchi estaba radiante y de buen humor. Habíamos pasado el día juntos pero nadie quería despedirse. Un sol increíble, parecido a una naranja ardiente, cayó lentamente en el mar dándonos todavía tiempo y luz para continuar la conversación y los chistes. Cuando nos dijimos adiós me sentí triste. Ahora que lo pienso descubro que lo que sentí no era propiamente tristeza sino saudade. No existían en ese momento motivos para la tristeza. Dicen que la saudade es un sentimiento exclusivo del pueblo portugués, tal vez sea cierto, pero a veces hasta una extranjera como yo se siente partícipe de esa emoción que incluye, junto a la melancolía, el recuerdo agradecido y feliz por alguien, o por algo, que ya no se encuentra cerca. Existe una forma muy bella de enviar saludos en Portugal: manda-lhe saudades minhas, se dice. Es un saludo imposible de traducir al español porque implica que se extraña a la persona, que su ausencia ha dejado un vacío profundo, pero que al mismo tiempo el recuerdo que se tiene de ella es feliz. Esa noche, de regreso a Lisboa, los cuatro coincidimos en que habíamos compartido un día inolvidable.

Tabucchi nunca hablaba de sí mismo o de sus libros, a menos que uno lo instara a ello, y ni siquiera así se extendía demasiado. Era un gran lector de poesía. Nadie conocía mejor la obra de Fernando Pessoa. Hablaba de Pirandello como de un amigo. Había leído a los grandes poetas latinoamericanos y cuando supo que preparaba una antología de la poesía colombiana para publicar en Portugal lo celebró y quiso saber detalles. Conocía bien el Siglo de Oro español y aquella tarde de finales del verano junto al mar, mientras contemplábamos un espléndido limonero, recitó de memoria versos de García Lorca. Sus dotes de políglota le permitieron leer en sus idiomas originales a los grandes autores de la lengua italiana, portuguesa, francesa, inglesa y española.

Contaba Tabucchi que en 1985, cuando quisieron trasladar los huesos de Fernando Pessoa del Cementerio dos Prezeres al Monasterio dos Jerónimos, se dieron de bruces al constatar que el cuerpo del poeta se encontraba incorrupto como si de un santo se tratara. Lo contaba entre risas, intercalando sobrentendidos, guardando ciertas reservas para no robarle a la historia su halo de misterio. Pessoa fue una presencia constante en su obra y su protagonista en libros de ficción y ensayo: Requiem, Un baúl lleno de gente y Los tres últimos días de Fernando Pessoa.

Pocos autores europeos gozan de la fama y prestigio que gozó Tabucchi. Su obra, original, lúcida y llena de humor, está traducida a cuarenta idiomas, y además de los prestigiosos premios que recibió, estuvo varias veces nominado al Premio Nóbel de Literatura. Escribió novelas, colecciones de cuentos, ensayos, obras de teatro y ejerció el periodismo como un instrumento de crítica y protesta contra aquello que consideró injusto. Sostiene Pereira, La Dama de Porto Pym, Nocturno Hindú y Réquiem, son algunas de sus novelas más conocidas. Sostiene Pereira fue llevada al cine por Roberto Faenza, en una película protagonizada por Marcello Mastroianni en 1996. La línea del Horizonte, Nocturno Hindú y Réquiem también fueron llevadas a la gran pantalla.

Antonio Tabucchi y Lauren Mendinueta

Antonio Tabucchi fue un hombre y un autor múltiple y único. La grandeza de su obra acompañó la grandeza de su persona. Todavía no alcanzo a entender por qué la vida me privilegió con la oportunidad de ser su amiga, pero sé que ese privilegio me ha marcado para siempre. El escritor debe morir todos los días de su vida y renacer como un yo incorruptible, decía William Yeats. Si es así, Antonio renace cada día incorruptible e incorrupto, como su amado Pessoa, en el corazón de quienes lo queremos y admiramos.

Ni el velorio ni su entierro fueron actos concurridos. Creo que él lo habría preferido así. Amigos y familiares nos encontramos para recordarlo con afecto y compartir el dolor de su prematura partida. Entre los muchos discursos que se pronunciaron durante esos dos días el más conmovedor fue el de Beatriz, su nieta de nueve años. “A él le habría gustado vernos aquí reunidos”, dijo la niña. Y con voz pausada y serena terminó sus palabras diciéndonos: “Mi abuelo decía que yo era su nieta favorita”. A todos nos consta que lo era. Su nieta favorita y también la única, dos condiciones que en el verdadero amor no son excluyentes.

Al finalizar las honras fúnebres en el cementerio dos Prazeres me acerqué a María José y con los ojos llenos de lágrimas le dije que nunca lo olvidaría. “Tenemos que recordarlo con alegría”, me dijo ella. Yo miré hacia su tumba y dirigiéndome a él pensé en portugués: os teus amigos mandam saudades, Antonio.

 

Lauren Mendinueta

Lisboa, marzo 30 de 2012

Publicado en Revista Arcadia No 79 abril de 2012

http://www.revistaarcadia.com/noticias/articulo/antonio-tabucchi-pisa-1943-lisboa-2012/28199

 

Lauren Mendinueta hoy en El Palacio de los patos (Granada)

Hoy jueves 17 de noviembre 2011  a las 20:30 en El Palacio de los Patos de Granada, leeré mis poemas en el marco de uno los ciclos de poesía más prestigiosos de España.

Para más información visiten la siguiente página:

http://www.hospes-poesiaenelpalacio.com/proximas_lecturas.shtml

POESÍA EN GRANADA

Durante estos últimos cinco años han recitado el Palacio de los Patos poetas de la talla de Ana Rossetti, Luis Antonio de Villena, Chantal Maillard, M.ª Victoria Atencia, Joan Margarit, Carlos Marzal o Luis García Montero entre otros. Este ciclo no solo destaca por sus lecturas de grandes pesos pesados de la poesía, sino que además cuida considerablemente a su público. Un público apasionado y fiel.

Un ciclo ecléctico, en el mejor lugar: un palacete de 1890 recientemente restaurado, y con Javier Bozalongo a la cabeza, poeta tarraconense que gestiona también los eventos del FIP (Festival Internacional de Poesía).

Fecha: Jueves 17 de noviembre a las 20:30

Lugar: Hotel Palacio de los Patos, C/ Recogidas (Granada).

Invitada: Lauren Mendinueta, poeta colombiana actualmente residente en Lisboa.

Lauren Mendinueta lee en Granada

Lauren Mendinueta El próximo jueves 17 de noviembre leeré mis poemas en Granada, en el marco de uno los ciclos de poesía más prestigiosos de España.

http://www.hospes-poesiaenelpalacio.com/proximas_lecturas.shtml

POESÍA EN GRANADA

La tradición poética de una ciudad como Granada está fuera de toda duda, por lo que no es necesario justificar la existencia de un ciclo estable de poesía por el que pasarán algunos de los autores más importantes de la lírica española e hispanoamericana actual. HOSPES PALACIO DE LOS PATOS ofrece un ciclo continuado en el que algunos de los poemas más importantes de los últimos años podrán escucharse en la voz de sus autores.

Durante estos cinco años han recitado poetas de la talla de Ana Rossetti, Luis Antonio de Villena, Chantal Maillard, M.ª Victoria Atencia, Joan Margarit, Carlos Marzal o Luis García Montero entre otros. Este ciclo no solo destaca por sus lecturas de grandes pesos pesados de la poesía, sino que además cuida considerablemente a su público. Un público apasionado y fiel.

Un ciclo ecléctico, en el mejor lugar: un palacete de 1890 recientemente restaurado, y con Javier Bozalongo a la cabeza, poeta tarraconense que gestiona también los eventos del FIP (Festival Internacional de Poesía).

El próximo jueves 17 de noviembre a las 20:30 leerá Lauren Mendinueta, poeta colombiana que vive actualmente en Lisboa.

Hotel Palacio de los Patos, C/ Recogidas (Granada).

Recordando a Ludwig Zeller, poeta chileno

Hace un par de años en Oaxaca (México) conocí, gracias al poeta Ernesto Lumbreras, a un magnífico poeta chileno: Ludwig Zeller (Rio Loa, Chile, 1927). El encuentro fue breve. Nos reunimos frente al zócalo de la ciudad  para compartir un delicioso desayuno oaxaqueño, pero la imagen que me dejó fue la de un hombre fuerte, lúcido, inquieto y creativo. De nuestra reunión quedaron, como ocurre en estos casos, un par de libros de recuerdo. De ellos he extraído, para los lectores de Inventario, tres poemas absolutmente maravillosos. Disfrútenlos.

.

Por el camino veo que mi padre se acerca

Con los brazos abiertos. Él está muerto, pienso, ¿cómo

Puede encontrarse aquí? Ríe de mis dudas chupando el humo

De la pipa de ámbar. Salen figuras y el tabaco

Que arde suspende en lo alto luces como signos

Que al reflejarse pulen los espejos de aquel ojo interior.

Yo me río también. Éstos son los paisajes que he soñado,

Esa ciudad invisible en la que vago escuchando las voces,

Recorriendo las calles desoladas de ese cotidiano laberinto

Que rodea la arena.

Mi padre tiene que partir.

Me abraza. Saca un pájaro que habla desde el pecho.

Golpea con el báculo y los caminos se abren:

Ahora escucho que sobre mi hombro izquierdo un ave misteriosa,

Transparente, ha empezado a cantar.

.

.

ASERRAR A LA AMADA CUANDO ES NECESARIO

Bajo los filos del cuchillo siente

Cómo giran las lunas crujiendo en el espejo,

Cree soñar y escucha cómo crece en su cuerpo, puntada

Tras puntada, esa espiral sin fin de la tortura.

Ellos la miran con amor y esperan, de pie bajo la lluvia

Que ensordece, que la mano crispada allá en el fondo,

Levante con el garfio esas puntas del sueño

Y de la podredumbre del gusano

Pueda volar la mariposa exacta.

Pero ya nada importa y bajo el rayo ardiente

Dando vueltas y vueltas, remolinos al fin del mismo centro,

Escucho voces que alguien llama a gritos, despierto

Y torno a ver la misma imagen –torturador

Y llagas a un tiempo- porque no sé si es agua

Lo que cae de lo alto, si lograré una vez alcanzar

Ese globo que va arrastrando el viento, si podremos pasar

O si la noche ha de cerrar sus láminas de golpe.

Entonces me incorporo y ya sin ojos puedo ver el cuchillo

Que alguien dejó apretado aquí e mi mano,

Semillas de otro sol esas ruedas volteando en la memoria

Aserrándome en hostias a mi amada.

.

.

TRAGAFUEGOS

Apretamos el freno en la luz roja. La noche

Es un trapo mojado que se estira adelante

De este ser de metal que ruge y canta

Como aquellas sirenas que hace tanto olvidamos.

Un hombre salta y con sus gestos clama.

¡Detén el mundo, espera, no hagas ruido!

En su mano la llama y en la boca ese nudo

Cerrado en el alcohol como en un filo. –sosteniendo

El peligro-, que ahora lanza afuera, llamarada

En mil lenguas que él aprieta en los labios

Quemados y sonríe…

¿La vida ya no es más que una moneda?

Algo duele en el fondo de esa estrella fugaz, alguien

Te dice, ¡espera!

Pero sueltas los frenos y ¡adelante!

La noche es implacable. La luz, verde.

LUDWIG  ZELLER

Unas palabras desde Buenos Aires

Como les anuncié en una entrada anterior, desde el martes pasado estoy en la ciudad de Buenos Aires. He vivido un montón de experiencias inolvidables aunque desafortunadamente agarré una gripa que me postró en la cama con fiebre alta por tres días. Ahora ya estoy bastante mejor y espero recuperar el tiempo perdido en estos dos días que me restan antes de iniciar el viaje a El Chaco. Lo mejor de todo ha sido poder ver a los amigos, Mempo Giardinelli y Elsa Osorio, ambos escritores muy viajeros que por fortuna están en Argentina por estos días. También pude ver a mi casi hermana, la poeta veneciana Silva Favaretto quien se encontraba en la ciudad de vacaciones y ahora está de vuelta en Venecia.

PRIMEROS DÍAS EN LA CIUDAD

Cuando llego a una ciudad lo primero que hago es buscar los lugares que marcaron la vida y la obra de los autores que más amo. En San Petersburgo visité la casa de Ana Ajmátova y en Moscú la de Marina Tsvietáiva, por ejemplo. Los que me conocen bien sabrán que en Buenos Aires ando tras el rastro de Alejandra Pizarnik. ¿Qué he encontrado? poco, la verdad, pero mucho ciertamente. Les cuento. La primera noche en Buenos Aires cené con Mempo Giardinelli, Antonio Sarabia, Silvia Favaretto y Elsa Osorio. Durante la cena se me ocurrió preguntarle a Elsa si ella sabía qué lugares se podían visitar relacionados con Alejandra Pizarnik en Buenos Aires. Aparentemente nada más allá de la tumba en el cementerio israelita de La Tablada, me dijo. Sin embargo, la misma Elsa participa actualmente en una obra de teatro que relaciona la vida de Alejandra Pizarnik con la de Silvina Ocampo. La pieza se titula Mujeres Terribles. Alejandra es representada por Noemí Frenkel y Silvina por Marta Bianchi, con la dirección de Lía Jelín. Al finalizar la obra una periodista cultural entrevista a Elsa sobre la obra de ambas autoras y deja, incluso, un pequeño espacio para preguntas del público.

Gracias a la invitación de Elsa todos, ecepto Mempo que ya está de vuelta a El Chaco, vimos Mujeres Terribles el miércoles por la noche. Debo confesar que me emocioné hasta las lágrimas al escuchar los poemas de Alejandra recitados por Noemí Frenkel. La obra está muy bien realizada, especialmente porque sabe transmitir un buen número de datos de manera muy natural, sin que resulte evidente o pedante. La selección de textos de ambas autoras que la pieza integra en los parlamentos está muy bien cuidada, un acierto de la dramaturgia. Esa noche fue fantástica pero al día siguiente me enfermé y hasta hoy no volví a sentirme realmente bien. Pero la vida está llena de sorpresas y compensaciones. Resulta que estuve tan mal que tuve que averiguar el nombre y la dirección del hospital más cercano. Y he aquí la sorpresa: Hospital Pirovano (a dos calles de mi hospedaje). No lo podía creer, el mismo hospital donde fue varias veces internada Alejandra Pizarnik. El 26 de septiembre de 1972, día en el que se quitó la vida con 50 pastillas de Seconal, Alejandra había salido con un permiso especial del Hospital Pirovano.

LA CENA DE ANOCHE

Anoche empecé a sentirme mejor y pude aceptar una invitación para cenar en casa de Elsa Osorio. Una velada fantástica, buena mesa y excelente compañía. Justo antes de iniciar el viaje había comprado la novela La Travesía, un libro que estoy disfrutando mucho, y gracias a Elsa pude conocer durante la velada de ayer a su autora, Luisa Valenzuela.  Una mujer fascinante, elegantísima. La escuché fascinada. Anoche nos relató su último encuentro con Julio Cortazar en Nueva York (dos meses antes de la muerte de Cortazar). Fueron amigos y se tenían un gran afecto. El solo recuerdo del relato de Luisa merece una entrada futura.

LO QUE HICE HOY

Hoy, con la salud prácticamente reestablecida, y desafiando al frío bonaerense, me aventuré a pasear por la ciudad. Primero el Cementerio de La Recoleta donde me encontré con dos omisiones chocantes: ni Bioy Casares ni Silvina Ocampo tienen lápidas en los mausoleos familiares. De no ser por el guía habría sido muy difícil descubrir sus sepulturas. En cambio Victoria Ocampo tiene una placa en regla. ¿Por qué unos sí y otros no? Tengo que preguntárselo a Elsa Osorio. Luego me acerqué hasta el Río de la Plata y me sobrecogí con la turbia violencia de sus aguas. Después una visita de médico a la puerta de la casa de Borges en la Calle Maipú 994 (por fortuna existe una placa que le indica a uno que ha llegado al lugar correcto). Para cerrar con broche de oro un par de horas en el MALBA (Museo de Arte Latinoamericano de Bueno Aires). Tanto el edificio como la colección merecen grandes elogios. Voy a darles el nombre de los cuadros que más me impresionaron:

Abapuro, 1928 de Tarsila do Amaral

Desendimiento, 1929 de Alfredo Guttero

Los desastres del mistisismo, 1942 de Roberto Matta

Ícono, 1945 de Remedios Varo

Estos por nombrar tan solo algunos. De entre lo más reciente me sería imposible no mencionar la obra de Nicola Costantino: Sin título, 2000. Cuadro de técnica mixta y alto relieve que muestra una especie de tubería o útero atestado de potrillos y terneros en estado de gestación. Una obra muy bella e inquietante. En fin, que para un día de convaleciente no está nada mal el recorrido ¿verdad?

UNA SORPRESA

Una última nota de sorpresa. He preguntado en varias librerías por los libros de Alejandra Pizarnik (cualquiera de ellos) y en todas me dicen que no tienen nada. Aparentemente una de las más grandes poetas de la lengua española no ha sido editada en su país desde hace años. Por fortuna para nosotros, sus lectores, Lumen publicó en España su Poesía Completa (2001) y su Prosa Completa (2002). Que no hayan hecho lo mismo los argentinos me parece absurdo, pero quién entiende a los editores, yo no.

Ya en el siglo XIX Baudelaire en sus Consejos a los literatos jóvenes anotaba:

“Desafío a los envidiosos a citarme buenos versos que hayan arruinado a un editor.”

LO QUE VIENE AHORA

La próxima vez que suba una entrada estaré en El Chaco. Entonces ya me habré reunido con otra querida amiga, la escritora Natalia Porta. Ella es una importante gestora del Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura (Resistencia, Provincia del Chaco, Argentina), evento que este año llega a su versión número 15. Me cuenta Natalia que la asistencia a los actos del foro es masiva, digamos que puede llegar a sobrepasar los 2000 asistentes por sesión, una verdadera revolución cultural en una de las regiones más pobres del país. Será un verdadero privilegio participar.

15° Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura (Argentina)

Gracias a la invitación del escritor argentino Mempo Giardinelli y de la escritora y gestora cultural Natalia Porta paticiparé como tallerista en el 15° Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura (Resistencia, Provincia del Chaco, Argentina). El taller se tititulará “Leer y escribir poesía”. Aquí les dejo algunas informaciones importantes sobre el foro.

La Fundación Mempo Giardinelli informa que se encuentra abierta la inscripción al 15º Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura que se realizará del 18 al 21 de agosto de 2010, en el Domo del Centenario (Resistencia, Provincia del Chaco).

Esta prevista la participación de distinguidas personalidades de la literatura y la promoción de la lectura: Jorge Accame, Angélica Gorodischer, Leopoldo Brizuela, Graciela Falbo, Isol, Ángela Pradelli, Enzo Abagliatti (Chile), Jesús Marchamalo (España), Lauren Mendinueta (Colombia), Eric Nepomuceno (Brasil), entre otros. Habrá también dos conferencias magistrales, seis mesas de debates, dos tertulias de lectura y veinte talleres matutinos.

Información complementaria

* La entrada es libre y gratuita.

* Hay un arancel de inscripción ($ 80.-) para quienes desean tener prioridad en la elección de los talleres, así como lugares seguros en la sala y recibir certificado.

¿Cómo inscribirse?

* En el local de la Fundación Mempo Giardinelli (Calle José María Paz 355, de la ciudad de Resistencia). Durante el mes de julio y agosto: de lunes a viernes de 10 a 12 y de 18 a 20 horas. Allí se llenarán los formularios y se abonará el arancel.

* Inscripción a distancia: Desde otros lugares, la inscripción puede hacerse por mail, escribiendo a forochaco@fundamgiardinelli.org.ar. Se debe consignar: nombre completo, número de DNI, dirección, teléfono, mail y datos del pago del arancel. También se necesita saber cuál taller desea realizar. Anotar más de una opción en orden de preferencia. Para consultas telefónicas: 03722-447453.

Pago del arancel a distancia

El arancel es de $80, y el pago puede hacerse mediante:

a) Depósito en cuenta corriente, en BANCO CREDICOOP, a nombre de la Fundación Mempo Giardinelli. Cuenta Nº: 375-10869/1. Luego debe enviar el comprobante de pago por correo postal o por mail.

b) Giro Postal a nombre de: Blanca América Villanueva (DNI Nº 22.677.594), el cual debe ser enviado por correo certificado a: José María Paz 355, Código Postal H3500CCG, Resistencia, Chaco.

c) Giro de Western Union a nombre de: Blanca América Villanueva (DNI Nº 22.677.594), José María Paz 355, Código Postal H3500CCG, Resistencia, Chaco, Argentina. El depósito bancario y/o el giro postal debe hacerse en pesos y en efectivo. No se aceptan cheques ni pago con tarjetas.

¿Cómo confirmar una inscripción, desde otras localidades?

En el término de una semana a partir de su depósito o giro, debe comunicarse por teléfono al 03722-447453 o por e-mail a forochaco@fundamgiardinelli.org.ar. En respuesta, se le informará su número de inscripción. Con ese número y su DNI, retirará el recibo de lunes a viernes y hasta el mismo día de la inauguración del 15º FORO, en el Centro de Inscripción.

¿Las butacas serán numeradas?

No. En cada sesión plenaria los asistentes accederán por riguroso orden de llegada hasta que se completen los lugares disponibles. Quienes estén inscriptos tendrán prioridad.

¿Se entregarán certificados?

Sí. Los certificados estarán a disposición de los interesados debidamente inscriptos, a partir de septiembre próximo en el local de la Fundación.

¿El 15º Foro otorga puntaje?

Sí, a docentes chaqueños. Asimismo hemos enviado el Proyecto al Ministerio de Educación de la Nación para que se les permitan a los docentes de cada jurisdicción la asistencia al Foro.

¿Qué porcentaje de asistencia es necesario para obtener el certificado?

El porcentaje de presencia requerido es del 80% en los plenarios vespertinos (o sea, presencia obligatoria en cinco de las seis mesas) y del 100% al Taller elegido (dos mañanas: del jueves y del viernes). De manera que la cantidad de horas se acredita asistiendo OBLIGATORIAMENTE a un Taller matutino y a las Mesas Plenarias vespertinas.

¿Cómo inscribirse en los Talleres? ¿Hay cupo máximo de participantes? ¿Se puede elegir?

En el mismo momento en que se inscribe al Foro se registra la inscripción a un Taller. Sí se puede elegir, pero como también hay cupo máximo en cada Taller, serán admitidos sólo los primeros 40 inscriptos en cada uno de ellos. Por eso cada inscripto debe escoger de entre los Talleres que todavía tengan plazas disponibles, en el mismo momento de la inscripción. No se podrá cambiar de un Taller a otro.

Los talleres del 15º Foro

* Cada taller se desarrollará en dos jornadas matutinas, el jueves 19 (1ra. parte) y el viernes 20 (2da. parte). Se dictarán en diversas salas de la ciudad de 9 a 13 horas (aproximadamente).

* Todos los talleres son simultáneos, por lo tanto sólo es posible inscribirse en 1 (uno).

* El Listado de talleres disponibles se conocerá en breve.

Información sobre alojamiento

La información sobre alojamientos en la Ciudad de Resistencia está disponible en la página web de la Fundación Mempo Giardinelli (www.fundamgiardinelli.org.ar). Para mayor información dirigirse a:

Fundación Mempo Giardinelli

(H3500CCG) Resistencia

Provincia del Chaco – Argentina

Tel: (54) 03722 449270-447453

Email: forochaco@fundamgiardinelli.org.ar

Web: www.fundamgiardinelli.org.ar

Respuesta abierta a Javier Travieso

Escribo esta carta como respuesta a un largo comentario que me envió Javier Travieso a propósito de los diez años de la publicación de Inventario de Ciudad (ver los comentarios de la entrada anterior).

libreria.jpg picture by LaurenblogApreciado Javier:

Tal vez publicar un libro sea para algunos lo más importante que les ocurra en la vida, aunque para el resto del mundo no sea más que un acontecimiento banal. Los libros, y más los de poesía, suelen pasar por las librerías sin pena ni gloria, y eso por no mencionar sus escasas reseñas. Inventario de ciudad tuvo sólo una que me alegró muchísimo porque apareció en un periódico nacional, aunque al final no sirvió ni para hacerme más conocida ni para que el libro se vendiera mejor. Publicamos nuestro primer, segundo y tercer libro y seguimos siendo casi tan anónimos como siempre y los escritores mayores nos continúan mirando con las mismas reservas.

Grandes poetas, y me refiero a personas que en verdad cambiaron la literatura, como Fernando Pessoa y Emily Dickinson, apenas si editaron en vida y, sin embargo, qué sería de la literatura universal sin ellos. Emily Dickinson, lo sabemos por sus cartas, se enojó con su cuñada por publicar sin su consentimiento un par de poemas suyos en un periódico local. Ver su nombre en letras de molde no ilusionaba a Emily. Me dirás que poetas como Pessoa y Dickinson son excepcionales. Te concedo toda la razón. Para los demás mortales el asunto es otro.

Publicar es bueno porque impone una distancia necesaria entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer. Cuando veo un poema mío publicado en un blog, en una antología o en un libro, no lo miro como la misma indulgencia que miro a mis hijos. Lo leo como si lo hubiera escrito mi peor enemigo y trato de ser dura en mi juicio, censurándolo, búrlándome y si es necesario renegando de él. Ya expulsé varios de mis poemas a puntapiés y no quiero volverlos a ver en mis libros futuros. Publicar no siginifica perder el control sobre lo propio. Yo nunca menciono el título de mi primer libro con la esperanza de que nadie se acuerde de que existe. Sé que Antonio Sarabia anda en busca, desde hace dos décadas, de los ejemplares que resten de su primer libro publicado, que casualmente es un poemario, para quemarlos sin piedad.
20080227120307-libreria1.jpg picture by LaurenblogPublicar es un acto que puede traer alegrías, pero te aseguro que la mayoría son efímeras. Tengo mucho que agradecerle a mis primeros poemarios. Gracias a ellos, por ejemplo, me invitaron por primera vez a un encuentro de escritores en Europa. Aquello fue maravilloso, porque yo no tenía dinero para hacer un viaje así por mi cuenta. El viaje duró tres semanas: Viena- Graz-Venecia- Paris, y sin embargo al regresar a mi pueblo nada había cambiado. Yo había cambiado un poco tal vez, pero me parece que nadie se dio cuenta. Entendí que no escribía para comunicarme con el mundo. Muchas personas, incluidos mis padres, me dijeron que debía dedicarme a otra cosa, o resignarme a morir de hambre, pero no me importó. Yo escribía porque me sentía sola y la vida en soledad es muy dura. Escribía para llenar un vacío que me acompañaba como una marca de nacimiento.
Desde hace unos meses te leo. No sabía que tenías 19 años, te pensaba un poco mayor. Me gusta lo que haces, tienes mucho talento. Y me honra tenerte entre mis lectores. No me cabe duda que algún día publicarás tú también. Cuando mire tu libro en los anaqueles me preguntaré si publicar se ha revelado para ti como “el hecho más importante de tu vida”. Espero sinceramente que no. Que vivirás muchas experiencias más trascendentales que ésa.
En esta carta te he dejado un puñado de ideas personales, imagino que te servirán de muy poco. Para decirlo con una frese hecha: cada escritor es un mundo. Sólo me queda agradecerte que me hayas escrito, trataré de sentirme “un todo, una pieza en el genio histórico”, como me dices, pero no sé si lo lograré. No paso de ser una escritora colombiana de provincia que ahora tiene la suerte de vivir en Lisboa.
Con afecto,
Lauren Mendinueta

Contando historias de mar

Para ver mi intervención en XII Salón Iberoamericano de Gijón, el pasado domingo 24 de mayo a las 7:30 p.m, basta con hacer click http://www.literastur.tv/index.html .

La mesa en la que participé hablando sobre sirenas es la de la clausura,por tanto, la última del menún de la derecha. Intervinieron también, Eugenia Rico, Carmen Boullosa, Elsa Osorio y Luis Sepúlveda.

Palacio de los Maqueses de Fronteira

CIMG3410-1.jpg picture by LaurenblogAntes de irme a España para participar en el Salón Iberoamericano del libro de Gijón, quisiera compartir con ustedes una de las visitas más bellas que haya hecho en la ciudad de Lisboa. Se trata del Palacio de los marqueses de Fronteira. Los jardines y el palacio, fueron originalmente construidos como casa de verano al rededor del año 1670 por el primer Marqués de Fronteira Don João de Mascarenhas. Entonces se ubicaba en la cima de la colina de Monsanto, a pocos kilómetros de la Lisboa del siglo XVII. Como imaginarán hoy en día la ciudad ha llegado hasta la puerta del palacio y parece increíble que alguna vez se utilizaran los bosques aledaños para la Caza. Después del terremoto que arrasó Lisboa en 1755 el palacio fue restaurado con mármoles y frescos, lo que enriqueció su arquitectura.
El palacio debe su reputación en gran parte a la calidad y cantidad de azulejos, que son de una gran variedad en lo que respecta a escala, color, diseño y tema. Los azulejos adornan las estancias principales de la casa y también el gran jardín.
Pocas veces suelo recomendar en el blog lugares para visitar, pero este palacio es tan encantador que no debería perdérselo nadie. El palacio está habitado por al actual Marqués de Fronteira. Las visitas deben solicitarse por teléfono con al menos un día de anticipación y son siempre guiadas. Les dejo la dirección para que no tengas excusas.

Largo de S. Domingos de Benfica, 1 -1500-554 Lisboa

Estamos perdiendo el muelle

Desde hace 70 años existe un proyecto, naufragado en el mar de la burocracia colombiana, para recuperar la deteriorada estructura del Muelle de Puerto Colombia. En mi país decimos que todo nos llega tarde, menos la muerte y, lamentablemente en el caso del agonizante muelle es cierto. El pasado 8 de marzo, cuando el proyecto parecía a punto de concretizarse, se derrumbaron 200 metros de la estructura. puertoza1-1.jpg picture by LaurenblogEra un desastre anunciado: no en balde la gente decía desde hacía años que el muelle ya no era de concreto sino de galleta de sal. Ahora, con un tercio de la estructura devorada por el mar, su recuperación será sustancialmente más costosa, pero al menos, y ante la inminente desaparición del Monumento Nacional, el gobierno de Colombia ha dicho que sí se realizarán las obras. Es una intervención que ha pasado de ser urgente a convertirse en obligatoria si no queremos perder la memoria histórica del que fuera uno de los puertos más importantes de Sur América a principios del siglo XX.
La Foto, una imagen tristísima del mutilado muelle, la tomé de la edición de hoy del periódoco El Heraldo de Barranquilla.