Antonio, Luis y Troya al Atardecer

Ayer estuvimos de fiesta por el lanzamiento en portugués de la última novela de Antonio Sarabia: Tróia ao entardecer. El libro, que desde hace una semana está en las librerías portuguesas, se presentó anoche en el caféFoto06.jpg picture by Laurenblog de la Fnac de Chiado, el mítico barrio de Pessoa. Marta Ramires, editora de Casa das letras, dio la bienvenida en nombre de la editorial y le cedió la palabra al escritor chileno Luis Sepúlveda. Luis, gran amigo de Antonio, nos entretuvo con anécdotas de su ya larga amistad y presentó a Antonio como uno de los grandes nombres de la literatura latinoamericana. Anoche, en Lisboa, Luis recordó aquella época, a fines de los noventas, cuando ambos vivían en Paris y se sentaban junto a la tumba de Julio Cortázar a fumar y conversar. Antonio encendía su pipa y Luis dos cigarrillos: uno para él, claro, y el otro para Julio que colocaba en un entrecijo de la tumba. Cuando el cigarro de Julio Cortázar se consumía los dos escritores salían al boulevard Montparnasse dispuestos a continuar la charla en un café. No era raro que terminaran la noche cantando rancheras y corridos en la Closerie des Lilas. En más de una ocasión les pasaron la cuenta sin que la pidieran, comentó Luis en tono de complicidad.

Troyatapaycontratapa.png picture by LaurenblogEl lanzamiento estuvo muy concurrido, y con razón, porque las presentaciones de Antonio suelen ser divertidas y enriquecedoras. Anoche hizo algunas refelxiones sobre el oficio de escribir que me siguen rondando en la cabeza. Dijo, por ejemplo, que él escribe no para compartir lo que sabe sino para aprender sobre lo que no sabe. Dijo, también, que en el proceso de escritura él se deja llevar de la mano por sus personajes y, al igual que al lector, cada página le depara una sorpresa. En Troya, confesó, quiso que dos de sus protagonistas intimaran y aunque se esforzó en darles ocasión y lugar, tanto él: Timalco, como ella: Polimela, se negaron a plegarse a su voluntad. Habló del Destino y la Identidad, dos de los temas centrales de la obra, y de cómo durante la escritura de la novela en lugar de resolver sus dudas al respecto terminó por plantearse nuevas preguntas a las que aún no encuentra respuesta. Sarabia concluyó su interveción citando de memoria unos versos del gran poeta colombiano Álvaro Mutis que, dijo, encierran parte de la clave de su novela:

A la vuelta de la esquina

te seguirá esperando vanamente

ése que no fuiste, ése  que murió

de tanto ser tú mismo lo que eres.

 

La foto de los dos amigos es de Daniel Mordzinski quien con su cámara también fue testigo de alguna de aquellas tardes junto a la tumba de Cortázar.

Be Sociable, Share!

9 pensamientos en “Antonio, Luis y Troya al Atardecer

  1. Muchas felicidades a Antonio y a ti muchísimas gracias por mantenernos informados. La foto es muy bonita, el texto invita a leer la novela (todavía no me la han traído a la librería) y nos mata de envidia por no estar allí.
    Besos.
    Izaskun

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>